A nuestra clínica veterinaria en Getafe con frecuencia acuden los dueños de gatos con un problema que les afecta muy a menudo, el de las bolas de pelo atascadas. Esto se produce porque nuestros amigos felinos gustan de acicalarse todos los días y con mucha insistencia. Gracias a su lengua dotada de "pinchitos", arrastran los pelos y los tragan.

Al progresar esta situación, es posible que se forme una bola de pelo apelmazado en el estómago. Esta puede ser expulsada con las heces y en algunos casos con el vómito, pero a veces no sucede así, como saben muchos de los pacientes de la clínica veterinaria en Getafe

En estos casos, tu gato puede presentar algunos síntomas. Si se ha quedado atascada en el intestino, tu mascota estará decaída e inapetente. Puede que haya arcadas o vómitos que contendrán el alimento mal digerido y líquido. También puede presentarse estreñimiento y evacuará con dificultad y menor frecuencia. Si pasa varios días así, es posible que necesite una cirugía para resolver la obstrucción.

Para prevenir esta situación, puedes hacer varias cosas. La primera es cepillar al gato concienzudamente y con frecuencia diaria para eliminar el pelo desprendido antes de que lo trague. Esto es especialmente importante en las épocas de muda, primavera y otoño. Además, puedes untarle vaselina en una pata; al lamerla, la tragará y esta sustancia, como no es absorbida en el tubo digestivo, lo lubricará y facilitará la expulsión del pelo tragado. Otra medida es suministrarle con frecuencia hierba gatera, que lo purgarán para expulsar el pelo o la bola ya formada.

En la Clínica Veterinaria Dobermann I contamos con gran experiencia en la prevención y tratamiento de esta y otras enfermedades de los gatos. Queremos que estén siempre contentos, activos y, sobre todo, que permanezcan muy sanos para que te acompañen por mucho tiempo.